Feeds:
Entradas
Comentarios

Nos llegó un mensaje a nuestro perfil de facebook Los Recolectores, que creemos importante y por eso lo compartimos con ustedes:

La realidad supera la ficción.
“No se ve, no se oye, no se siente“. Esto me ha quedado grabado en la mente, al igual que muchas otras cosas que he descubierto a medida que averiguaba en libros, notas, sitios Web y numerosos blogs vecinales de distintos puntos de la provincia y del país, inclusive del mundo, e investigando en mi barrio charlando con vecinos, parientes y amigos, sobre las sospechas hacia no solo las antenas de telefonía móvil, sino también a los transformadores eléctricos, cables de alta tensión, electrodomésticos y demás cosas que nos contaminan de manera constante.
¿Como que contaminan? Si, aunque suena increíble, en el caso de las antenas de telefonía celular, estamos permanentemente expuestos a una lluvia radioactiva que lentamente nos perjudica cada ves más a la salud. Como dije al principio: no se ve, no se oye, no se siente. No nos damos cuenta que la radiación que emiten estos aparatos, lentamente nos están matando.
Lo preocupante es que esto no es solo un problema local, sino también es a nivel mundial. En muchas partes del país, y del planeta aparecen problemáticas muy similares y sin embargo no se toman cartas en el asunto, tal vez por ignorancia, o por intereses empresariales.

Proceso de contaminación.

Todas las personas tenemos localizado en el centro del cerebro la glándula pineal. Esta glándula se encarga de producir una hormona antioxidante denominada melatonina y es liberada al sistema circulatorio.
Las funciones de esta “hormona de la oscuridad” llamada así también porque su pico de producción es solo en las noches o cuando el cuerpo no percibe luz, son varias: disminuye desde el desarrollo del envejecimiento, la depresión, el insomnio, dolores de cabeza, irritabilidad, falta de concentración o memoria, etcétera, como hasta también tumores malignos, leucemia y todo tipo de cáncer ( cerebral, de mama, de colon, de testículo, por mencionar algunos)
En el caso de estar expuesto a campos electromagnéticos permanentemente, la radiación que penetra nuestras cabezas redurirá , fundamentalmente por las noches, la producción de melatonina. Por lo tanto, con la producción baja o casi nula de esta hormona, se promueve así la aparición de cualquier enfermedad o síntoma anteriormente mencionado. Sin embargo esto no quiere decir que todos los casos de cáncer o muerte relacionada a una de estas enfermedades se deba exclusivamente a la radiación. No olvidemos al cigarrillo, la contaminación del agua, el dióxido de carbono de los autos, etc.
Pero si es probable que personas que vivan en zonas mas próximas a las antenas durante años tengan mayor riesgo de contraer cáncer u otra enfermedad.

Caso de Claypole.

Las tres antenas de telefonía celular ubicadas en calle Rawson, entre Nomeolvides y Verbena; y la otra en Av. Lacaze, entre balboa y begonia; y la tercera en calle Collet y Risso Patron desde hace ya más de 10 años cada una, hoy muestran sus consecuencias.
Personas fallecidas de cáncer, y otras tantas actualmente padeciendo alguna enfermedad cancerigena ha ido multiplicándose a lo largo de los últimos años. También es muy preocupante la aparición cada ves mas notoria de chicos nacidos con malformaciones, con el síndrome de Dawn, nenes no videntes o con seria dificultad auditiva. La sospecha contra estas antenas aumenta día a día.
Aumentó tanto que, hace unos meses había comenzando una pequeña movilización de unos pocos vecinos que ahora ha tomado mayor fuerza gracias a unos jóvenes de distintos puntos de Almirante Brown que dijeron BASTA. Esto no puede ni debe seguir así, menos aun cuando nos enteramos que una de las antenas se encuentra bajo nombre de un funcionario publico municipal. Un funcionario en teoría nos debería representar ya que fue elegido por el pueblo, pero que por lo visto no nos representa ni un poquito, sino que se llena los bolsillos a costa de la salud de la gente.
La movilización barrial es reciente, pero quiere seguir adelante y con mas fuerza. Por este motivo les pedimos encarecidamente a todos los vecinos de claypole, inclusive a los vecinos de otros partidos o localidades que están sufriendo la misma problemática, que unamos fuerzas contra estos monstruos radiactivos exigiendo el respeto a nuestros derechos a un ambiente sano como lo estipula nuestra Constitución Nacional, la ley general de medioambiente y que se tenga en cuenta el Principio Precautorio a la hora de determinar las normativas que regulan y limitan la exposición a los campos electromagnéticos.
¿Estamos dispuestos a ver enfermar a nuestras familias? NO, por eso digamos NO al cáncer, NO a la contaminación radioactiva.
En muchos lugares la gente pudo desmantelar las antenas o cambiar los transformadores eléctricos y hacer que, en las municipalidades que prohíban la instalación de antenas, que se respeten dichas ordenanzas. ¿Queda claro que no es una tarea imposible?

Adrián Giunta, 18 años.
Contacto: mejorvidaclaypole@hotmail.com.ar

Un grupo de activistas de Greenpeace caracterizados como las mascotas y con los logos de las marcas de pilas y baterías más reconocidas del mercado fue “detenido” por la “policía” para reclamar a las empresas que las fabrican que se hagan cargo y las reciclen

Exigíselos vos también en http://www.greenpeace.org.ar

Las empresas son quienes deben hacerse cargo de las pilas cuando ya no sirven más. Todas las pilas y baterías usadas deben ser recicladas para que no terminen en un relleno sanitario y contaminen el suelo y el agua. En la Ciudad de Buenos Aires hay 10 toneladas de pilas acumuladas que deben ser exportadas de manera urgente para tener un tratamiento adecuado.

Exigile a las empresas de pilas y baterías que se responsabilicen por los residuos de sus pilas de ahora en adelante y que paguen la exportación de las 10 toneladas que acopió el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Firmá el petitorio. Hacete escuchar! No dejes que te basureen!
http://www.greenpeace.org.ar/cyberacciones/index.php?cyberaccion=5081

Reciclaje y Lucha

Vamos a contar la historia de este grupo de personas, La cooperativa La toma del Sur, de Avellaneda (Dock SUD) que no solo se encarga del reciclado de basura (tanto cartones como basura electrónica ahora) sino también plantean una lucha.
Esta historia se remonta al 3 de diciembre del 2003, cuando tomaron el galpón de la calle R.Gutiérrez 858, en la localidad de Dock Sud, partido de Avellaneda. El galpón entonces era propiedad del Bank Boston (hoy Stand Banco), se trataba de un galpón improductivo y en deplorables condiciones, que debimos limpiar nosotros mismos. Tras 3 años de discusión con pedido de desalojo por parte del Bank Boston, a través del dialogo y con la intervención de profesionales contactados por Va De Vuelta, se llegó a un acuerdo. En él, se estipulo $10 mil de anticipo y 10 cuotas de $ 2.500. En enero del 2008, abonamos la última cuota. En marzo de este mismo año, vamos a escriturar, de modo que pasamos a ser los propietarios legítimos del galpón. Brindamos nuestro reconocimiento y agradecimiento a todos lo que colaboraron con nosotros en la compra definitiva del galpón, entre ellos gente de La Base y Va De Vuelta.
En la actualidad restan 2 cuotas para que sean los nuevos propietarios del galpón.
En estos 4 años, las circunstancias llevaron a transitar caminos impensados, tanto es así¬, que de reciclar cartones y botellas, pasaron a realizar la deposición final de productos electrónicos y a construir maquinaria entre otras cosas
La caracterí¬stica principal de esta organización, que cuenta con 85 miembros, es la adaptabilidad a las oportunidades que surgen, por este motivo y basándose en el concepto de trabajador que manejan han diversificado actividades de acuerdo a las circunstancias, siempre con el fin de progreso para los trabajadores y para la cooperativa como organización. La consigna es nunca descartar nada, sino ir buscando diferentes actividades y oportunidades.

Objetivos:
Lo que se proponen principalmente es generar trabajo genuino, en un marco de cooperativismo. Esta idea se fundamenta en el concepto que tienen del trabajador como persona que tiene infinitas capacidades a desarrollar. “El trabajador puede hacer cualquier cosa, porque el ser humano tiene capacidades que le son inherentes, lo que faltan son oportunidades”. La cooperativa se plantea como una oportunidad para producir, para aquellos trabajadores que perdieron su identidad con la desocupación.
De este modo La Toma podría estar representando, uno de los esfuerzos más grandes de la clase trabajadora, por adaptarse a las nuevas condiciones materiales de existencia. Pero además es un proyecto productivo, esto es lo que no debe perderse de vista, ya que se trata de la generación de puestos de trabajo

Quisimos mostrar esta organización, porque además de tratar acerca del reciclado de la basura, demuestran que empezando desde cero lograron muchas cosas. Todas ellas, más que positivas.
Esperamos que esto sea un puntapié para que otros se animen y sigamos construyendo más cosas que sumen y no resten.

Dejamos link y mail de la organización:
http://www.cooplatomadelsur.com.ar
cooplatomadelsur@yahoo.com.ar